Revista_TOPE_266_METRONIC_Imagen_destacada

Servicios de estabilizado por vibración para piezas soldadas / nº 266

El estabilizador “Fórmula 62”, comercializado en exclusividad por la firma guipuzcoana METRONIC, se está implantando de manera imparable en el sector del metal. Cada vez son más las empresas que dan el paso a una tecnología, que si bien no es nueva, ha sido una desconocida para muchas empresas hasta los últimos años. Desde METRONIC, durante estos últimos años, se ha realizado un esfuerzo enorme en dar a conocer esta tecnología procedente de los Estados Unidos y los resultados han sido inmejorables

Revista_TOPE_266_METRONIC_1

El método del estabilizado por vibración se basa en un principio muy sencillo: aplicar energía extra a la pieza a distensionar. Todos los métodos de alivio tradicionales (martilleo, horno, etc) realizan este aporte de energía mediante un proceso mecánico (por ejemplo, golpear la pieza) o mediante la aplicación de calor. Otro método tradicional, pero que requiere un plazo de tiempo excesivamente largo, puede ser el dejar la pieza en reposo en el exterior para que los cambios de temperatura y movimientos de la tierra imperceptibles a simple vista para el ser humano, alivien las tensiones en la pieza.

Nuestros clientes y usuarios son los mejores testigos de la efectividad de nuestra máquina. El perfil típico del cliente que compra esta máquina suele ser el de una empresa que necesite estabilizar su pieza soldada antes de que sea mecanizada. Muchas piezas soldadas suelen dar problemas a la hora de meterlos en tolerancias exigentes y en la mayoría de los casos hay que mandarlas a estabilizar a un horno. En otros casos, las piezas no se pueden meter en horno ya que por su composición o geometría se deformarían. El estabilizador F62 supone una alternativa real al tratamiento térmico tradicional, con la ventaja de que la pieza no sale del taller hasta estar acabada.

Revista_TOPE_266_METRONIC_2

No se trata de poner a vibrar la pieza de cualquier forma. Con esta máquina hay que seguir un par de reglas sencillas. La primera es aislar del suelo la pieza a vibrar de la manera más efectiva posible. La segunda regla es buscar la frecuencia de vibración más adecuada para optimizar los resultados, tanto en tiempo como en porcentaje de tensiones reducidas. Los mejores resultados se obtienen cuando conseguimos que la pieza entre en resonancia, que es el punto en el que las moléculas del metal se mueven con mayor agitación.

La ventaja de tener un estabilizador en su taller es que puede introducir la vibración en cualquier momento del proceso. En el caso de la soldadura podemos meter vibración a la pieza durante y después de ésta, el 99% de nuestros clientes lo hacen sólo después porque les da resultado, pero el nivel de tensiones residuales es mucho menor si vibramos la pieza en varios momentos del proceso. En el caso del mecanizado, se puede estabilizar la pieza en bruto, después de los diferentes desbastes, etc. Los resultados, podemos afirmar, son inmejorables.

La demanda alrededor del estabilizado por vibración ha ido creciendo exponencialmente durante los últimos años. El contar con una máquina estabilizadora en el taller supone un ahorro brutal en cuanto a tratamientos, transportes y, por supuesto, tiempos. Una empresa que envíe regularmente piezas a estabilizar por temperatura, debería de plantearse la posibilidad de adquirir un estabilizador de tensiones por vibración. El estabilizador de tensiones F62 de Metronic es una máquina muy fácil de usar. No se necesita ninguna formación especial, pero, de todas formas, el cliente cuenta con el asesoramiento continuo desde Metronic cuando se pueda plantear cualquier duda.

Revista_TOPE_266_METRONIC_3

La duda de algunos clientes potenciales a la hora de adquirir o no un estabilizador dependiendo de la frecuencia con la que se envíen piezas soldadas al tratamiento térmico, ha motivado que Metronic reactive su plan de servicios de estabilizado por vibración en toda España. Hay muchos clientes que no mandan regularmente piezas a estabilizar al tratamiento térmico, de hecho, nos envían consultas muy esporádicas y puntuales. Suele ser típica la consulta de una empresa dedicada a la soldadura o a la calderería que ha de ofertar una estructura soldada que además, ha de entregar estabilizada de cara a un mecanizado posterior. En estos casos, está claro que la compra de una máquina para un trabajo en concreto no tiene sentido. Para este tipo de situaciones, la mejor opción, sin duda alguna es la de que el cliente reciba un servicio de estabilizado por parte de nuestros técnicos.

Revista_TOPE_266_METRONIC_4

A la hora de realizar el trabajo, desde Metronic planteamos siempre la opción de desplazarnos hasta la casa del cliente para llevar a cabo un servicio de estabilizado in-situ. Lo ideal es que la pieza del cliente no salga de su taller con el consiguiente ahorro en transporte. Una buena previsión de fechas y organización supondrá, además, un ahorro importante en tiempos de fabricación. Dependiendo del tipo de pieza y estimando los costos de transporte, en ocasiones podríamos valorar el que el cliente nos envíe el material para estabilizar a nuestras instalaciones. En ambos casos, tras realizar el estabilizado, Metronic entregará al cliente un protocolo de trabajo a modo de informe sobre el servicio que se ha llevado a cabo. El informe de estabilizado incluye información gráfica que testimonia el servicio realizado. Además, se entrega al cliente la gráfica que emite la máquina y que sirve para justificar aspectos técnicos como la búsqueda y localización del punto de resonancia de la pieza, variaciones y alteraciones en las amplitudes de la onda vibratoria o tiempos de trabajo. Tanto Metronic, como sus talleres auxiliares proveedores de servicios de estabilizado están plenamente capacitados para llevar a cabo este tipo de servicios.

Nuestra idea desde Metronic no ha cambiado en los últimos tiempos. Consideramos al estabilizador de tensiones F62 una herramienta indispensable en cualquier taller que se dedique a trabajos de soldadura y mecanizado. Es una máquina diseñada para estabilizar piezas de unos pocos gramos hasta unas 150 toneladas y es aplicable a todos los materiales habituales con los que se trabaja en el sector del metal.

El estabilizador de tensiones “Fórmula 62” es un equipo con certificado CE y sus principales características son su efectividad y fiabilidad. METRONIC es, además, sinónimo de garantía y excelente atención al cliente. Por ello, pese a estar centrados en la venta, propiamente dicha, del estabilizador, nuestra vocación de servicio nos ha motivado a la hora de ampliar nuestra oferta en forma de servicios de estabilizado para el alivio de tensiones residuales. 

Por Mauri Azpiazu,
departamento técnico
de METRONIC

METRONIC

tel. 943 121400
https://metronicmetal.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Fields with * are mandatory.